A los pies de AMLO

Publicado en el blog de coldpressnews.com el 1 de Agosto 2018. Escrito por Sara Galico.

amlove-300x240

A Enrique Peña Nieto, le robaron el spotlight. Nuestro actual presidente nunca ha sido precisamente muy popular. Pocos fueron sus momentos de elocuencia que articularon un gobierno funcional, mientras que los escándalos de corrupción y despilfarro le robaron el chow ensombreciendo los alcances positivos de su presidencia.  Hoy en día su gobierno tiene aproximadamente el 20% de aprobación, y ahora que va de salida es clarísimo que ya tiene un pie afuera. El gobierno entrante le pisa los talones con más del 50% de aprobación electoral, la diferencia es abismal. Uno es el patito feo y el otro, el cisne que todos quieren ver volar. En un artículo publicado por Milenio el pasado 17 de julio, Héctor Aguilar Camín describió el escenario para López Obrador como un triunfo sin contrapesos. “Le sobra legitimidad en un espacio que se siente vacío de gobierno”.

Democráticamente le dimos a este compadre una victoria casi absoluta en la presidencia, gubernaturas y Congreso. Y nosotros que estábamos preocupados por darle el poder a un cuate con ínfulas mesiánicas y tintes de dictador populista. Ternuritas. Democráticamente logramos borrar los contrapesos más importantes de la democracia. ¡Bien mexicanos, bravo banda!

close up view blur game king
Photo by George Becker on Pexels.com

Las primeras semanas después de las elecciones, me emocionó ver que el dólar se mantuvo estable. El nuevo gobierno presentó sus planes para descentralizar la Ciudad de México ubicando a las Secretarías en distintos puntos de nuestro enorme territorio. Presentó a parte su gabinete, diverso y con experiencia académica. Propuso un gobierno más austero. Por un momento, sentí una ola de optimismo social. Todas buenas noticias, excepto para aquellos que trabajan en el gobierno y van a perder sus chambas.

Pero más pronto de lo que pensábamos se terminó la luna de miel y el mismo partido que nos juró honestidad se ve sumergido en un escándalo por las irregularidades del fideicomiso de ayuda a los damnificados del sismo, y su más alto representante, Mr. López Obrador, acusa al INE de darle un “golpe político” por multar a Morena con 197 millones de pesos. Acto que calificó como “vil venganza”. ¿Neta, venganza de qué?

Y así volvemos a ver la faceta de AMLO que tanto extrañábamos (#not), un personaje berrinchudo que se victimiza, sin escuchar razones rompe en ira, minimiza las pruebas en su contra y arremete con quien le critica. Su discurso rima con el de Donald Trump, acusando en Twitter al establishment por todo lo que le resulta incómodo y declarándole la guerra a medio mundo.

Parece que Don López Obrador no ha entendido que ya no es el eterno candidato. Por supuesto que vendrán muchos “golpes políticos” de parte del INE, los medios de comunicación, las instituciones, los empresarios, la oposición y los ciudadanos inconformes. La rendición de cuentas es parte importante de la democracia, es lo poco que nos resta de aquel anhelado sistema político después de la tremenda victoria de Morena.

López Obrador ya no es una víctima de la mafia del poder, es el poder! No hay complot en su contra porque ya tiene asegurado el puesto más importante de nuestro país. Nuestro sistema político tiene una infinidad de asuntos que corregir y repensar. La sociedad mexicana, harta de la corrupción e ineficiencia gubernamental, buscó un cambio y el vehículo para materializarlo fue el INE. Institución que, bajo un proceso costoso y paulatino nos ha llevado a la democratización pacífica de nuestro país. Me parece irónico que su discurso en contra de esta entidad sea inmaduro y amenazante.
Aparentemente, nos encontramos en un momento coyuntural en la historia de nuestro país, la famosa “cuarta transformación” proclamada por AMLO (#eyeroll).

Las transformaciones coyunturales son posibles, siempre y cuando logren una ruptura con el sistema obsoleto y sean remplazadas con procesos que reflejen las nuevas demandas sociales. Hoy en día, en México es imprescindible terminar con la corrupción, y para ello es necesario fomentar la rendición de cuentas. Si el presidente electo no aprovecha esta oportunidad, deja en tela de juicio su capacidad para orquestar dicha transformación.

art carving close up crown
Photo by Mikes Photos on Pexels.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s